Finca La Rosala

Los más distinguidos e innovadores frutos secos del mundo!!!

Nuestra historia

Antes de tener la finca no sabía ni cómo podar un árbol, ahora tengo 1749 árboles de pistacho, que cultivo yo mismo. Toda mi familia trabaja en Finca La Rosala. Trabajamos juntos, vivimos juntos y básicamente nos pasamos el día juntos” La muerte de un buen amigo, una herencia inesperada y una idea tan peregrina como brillante, fueron los detonantes para que Pedro y su familia empezaran a cultivar frutos secos y crearan Finca La Rosala. ¡Encuentra toda su historia en el blog de Mumumío!

Sobre Nosotros

Estimado amigo y aficionado a los frutos secos,

Mi nombre es Pedro A. Ciudad Imedio, creador de “Finca La Rosala”, que desde principios de 2.013 elabora productos artesanos de alta calidad.
Finca La Rosala nace de dos casualidades, la primera, el heredar mi esposa una finca llamada La Rosala, situada en la comarca del Campo de Calatrava, idónea para el cultivo de la almendra y el pistacho y, segunda, de la pasión que tengo desde pequeño por los “panchitos”, nombre que se le da al cacahuete en dicha comarca, que tostaba mi vecino “Angelito”, miembro de una familia pastelera que llevaba tostando frutos secos desde principios del siglo XIX en un horno de leña.

Un día, después de ver que nadie seguía los pasos de este artista y viendo la posibilidad de que sus técnicas se perdieran para siempre, le pedí a “Angelito” que me enseñara sus recetas y tueste, las cuáles me dejaron maravillado. En ese momento, comprendí que estas técnicas no podían caer en el olvido y que todo el mundo debería de conocer y disfrutar.

Al principio, comencé a tostar en mi propia casa, aplicando la técnica y consejos aprendidos, pero añadiendo un toque único e innovador en mis recetas y ampliando el abanico de frutos secos. Al mezclar estas tradicionales recetas con aromas naturales, surgen productos estrella como la “Almendra Violeta” (seleccionada entre todas las novedades de la XXVIII edición del Salón de Gourmets; Madrid, Abril de 2.014), la “Avellana con fresa” o la “Pipa Pelada Picante”, a la misma vez, también amplié la gama de frutos secos salados, como los pistachos o las nueces. Obteniendo una gama de frutos secos selectos con una filosofía tradicional, saludable e innovadora a la misma vez. Elaborados según los conocimientos aprendidos de “Angelito” y con productos totalmente naturales (sal marina, azúcar moreno de caña integral, aromas y sabores naturales y pimentón de la Vera), todos ellos sin conservantes, ni colorantes y sin gluten.

Actualmente tostamos y elaboramos de forma artesanal nuestros productos en un pequeño obrador en Calzada de Calatrava (corazón del Campo de Calatrava), con el mismo cariño y pasión que lo hacia, desde hace más de dos siglos, la familia del gran pastelero “Angelito”.

Espero que los disfrute, gracias por su tiempo y por comprar nuestros productos, reciba un cordial saludo.