Calsots

Venta de calçots de Valls por internet

Nuestra historia

¿No has probado nunca los calçots? Te los presentamos. El calçot es una cebolleta tierna, blanca y dulce que, asada a la brasa y acompañada de salsa romesco, es la base de la calçotada, una comida típica catalana a base de calçots con su salsa, butifarras, carnes a la brasa, vino y el postre, que suele ser una naranja. La temporada se abre “de forma oficial” con la Calçotada de Valls, que se celebra el último domingo de enero, aunque realmente haya calçots de noviembre a abril. Pide hasta el martes, miércoles enviamos y jueves recibes. Los mejores Calçots de la zona de Tarragona, directamente en cualquier rincón de España.

Cerrado por vacaciones

¡Todos nos merecemos un descanso, y a Calsots le ha llegado su hora! :) Durante los siguientes días no podremos atender pedidos. Estaremos de vuelta el 15 de enero

Salsa de calçots - por calsots.com

Ingredientes para 4 personas:

* 1 ñora, o 1 pimiento choricero
* 4 tomates maduros
* 1 cabeza de ajo
* 1 vasito de aceite de oliva
* 50 gramos de avellanas
* 50 gramos de almendras
* pan duro, o pan frito

Elaboración
Dejaremos 1 ñora, o un pimiento choricero, en agua durante toda la noche anterior a la elaboración, para que se ablande. El aspecto final de la ñora es el que se aprecia en la foto. Si hacemos la salsa con el pimiento choricero pasaría exactamente igual.

Para empezar, vamos a ir escalibando los tomates y el ajo. Para ello, cortaremos el rabo del tomate, y en el culo le haremos dos cortes en cruz, tal y como se ve en la foto. Esto facilitará que se vayan escalibando. Lo vamos a dejar todo en el horno durante unos 30-40 minutos.

Ahora vamos a separar la pulpa de la ñora. Lo vamos a hacer con una cucharita pequeña. Iremos dejando la pulpa en el mortero.

Seguidamente vamos a añadir el pan frito (o pan duro) y las avellanas y almendras en el mortero.

Todo esto lo vamos a picar durante un buen rato, hasta que quede bien trituradito.

En cuanto estén listos los tomates y los ajos, les vamos a quitar la piel y todo lo que esté quemado, y lo vamos a meter en el mortero. Añadimos "al menos" un par o tres de dientes de ajo, y también medio vaso de aceite.

Ahora lo vamos a triturar todo bien, pasándolo por la minipimer, hasta que quede la salsa con la textura ideal. Para controlar la textura, ir añadiendo aceite. Para controlar ese puntito de picante, añadir medio diente de ajo. Así seguro que no fallas.

Y ya está... con esto seguro que consigues hacer la auténtica salsa para calçots.