Calsots

Venta de calçots de Valls por internet

Nuestra historia

¿No has probado nunca los calçots? Te los presentamos. El calçot es una cebolleta tierna, blanca y dulce que, asada a la brasa y acompañada de salsa romesco, es la base de la calçotada, una comida típica catalana a base de calçots con su salsa, butifarras, carnes a la brasa, vino y el postre, que suele ser una naranja. La temporada se abre “de forma oficial” con la Calçotada de Valls, que se celebra el último domingo de enero, aunque realmente haya calçots de noviembre a abril. Pide hasta el martes, miércoles enviamos y jueves recibes. Los mejores Calçots de la zona de Tarragona, directamente en cualquier rincón de España.

Cerrado por vacaciones

¡Todos nos merecemos un descanso, y a Calsots le ha llegado su hora! :) Durante los siguientes días no podremos atender pedidos. Estaremos de vuelta el 15 de enero

El Calçot está catalogado con la IGP

La Indicación Geográfica Protegida "Calçot de Valls" es un distintivo de calidad, reconocido por la Unión Europea, que concede a ciertos productos el Departament d'Agricultura, Ramaderia i Pesca de la Generalitat de Catalunya.

Estos productos se diferencian por su método de producción y de elaboración de las materias primas que proceden de una zona geográfica concreta. Así, el consumidor puede disfrutar de productos cultivados en el campo con unas condiciones de clima y suelo que, junto con el esfuerzo que hacen los campesinos, les dan unas características organolépticas de una calidad excepcional.

Los calçots de la Indicación Geográfica Protegida "Calçot de Valls" se diferencian de los demás porque llevan una etiqueta numerada, y los fajos están atados con un hilo de color azul. Así, los calçots amparados por esta denominación de origen pueden ser identificados rápidamente como auténticos Calçots de Valls.

El área de producción del Calçot de Valls está constituida por terrenos ubicados en los términos municipales de las comarcas del Alt Camp, Baix Camp, Tarragonès y Baix Penedès, que el Consejo Regulador considera aptas para la producción de Calçots.

En el momento de venderlos, los calçots deberán cumplir las características mínimas siguientes: deberán ser enteros, sanos, no deberán tener humedades exteriores anormales, olores ni sabores extraños, deberán estar limpios pero nunca lavados. El Calçot de Valls deberá tener una parte blanca de 15 a 25 cm de largo y un diámetro medido a 5 cm de la raíz entre 1'7 y 2'5 cms. Además, deberá presentar las cualidades organolépticas de la IGP. El acondicionamiento de los calçots se realizará en fajos de 25 o 50 unidades, etiquetados y atados con la cinta característica del Calçot de Valls, de color azul.