Piensa cuándo fue la última vez que cocinaste sin aceite. El aceite es un básico en tu armario, no puede faltar. El aceite de oliva virgen extra es uno de nuestros mejores productos. La cocina mediterránea se basa en el aceite de oliva y lo exportamos al mundo entero. Nosotros somos el país del mundo que más aceite de oliva produce y exporta. Somos el país del aceite.

El aceite de oliva virgen extra es la perfección. Si no es virgen extra, será un aceite con algún defecto de aroma, de sabor, en la aceituna del que se hizo… Cada matiz cuenta y sólo los mejores, los perfectos, son considerados aceites virgen extra.

Que el aceite sea uno de los ingredientes principales de tu dieta te aportará muchas cosas buenas para tu organismo: las vitaminas A, D, E y K están presentes en el aceite de oliva. Además, dicen los expertos que mejora la presión arterial y la digestión, además de regular el colesterol, prevenir enfermedades degenerativas y tener un alto poder antioxidante. Últimamente se están investigando mucho los beneficios del aceite de oliva en la curación de algunos tipos de cáncer, gracias al oleocantal. Hace ya años que la comunidad científica está estudiando el aceite de oliva. La conclusión provisional de algunos de los estudios realizados, como el realizado por un equipo de científicos de la Universidad Rutgers de Nueva Jersey y del Hunter College de Nueva York que recoge la revista Molecular and Cellular Oncology, es que el oleocantal (componente del aceite de oliva virgen extra) es capaz de matar células del cáncer sin dañar las sanas.

El oleocantal es el responsable del sabor ligeramente picante del aceite de oliva virgen extra (de hecho, se descubrió intentando hacer aceites que no picaran) pero no todos los aceites tienen el mismo contenido de este componente. El tiempo dirá si el aceite de oliva ayuda a curar algún cáncer, mientras tanto acuérdate de regar todas tus comidas con un chorrito de aceite de oliva virgen extra.
Existen tantos tipos de aceite de oliva virgen extra que tus platos nunca te sabrán igual: la variedad arbequina, con su color y aroma intensos y su sabor afrutado; el aceite picual que tiene un tono verdoso y un sabor algo más amargo; o el hojiblanca, un aceite más suave y de intenso color dorado.

Tanto en crudo como para cocinar, el aceite de oliva virgen extra es un complemento estupendo para la cocina. En ensalada, sobre una tostada con tomate y jamón, para dar sabor a unas verduras, para alegrar nuestros platos y para guisos, asar a la plancha o para freír, el aceite de oliva virgen extra no debe faltar nunca en nuestras casas.

Busca tu aceite en Mumumío y, si no lo encuentras o quieres que te recomendemos alguno, escríbenos a pedidos@mumumio.com.